jueves, 1 de enero de 2009

LA DANZA

Te he enviado mi invitación,
la nota inscrita en la palma de mi mano por el fuego de la vida.
No saltes y grites,
"¡Sí, esto es lo que quiero! ¡Hagámoslo!"
Simplemente ponte de pie en silencio
y baila conmigo.
Enséñame cómo sigues a tus deseos más profundos,
descendiendo en espiral hacia la aflicción
dentro de la aflicción,y yo te mostraré
cómo me estiro hacia adentro y me abro hacia afuera
para sentir el beso del Misterio,
dulces labios sobre los míos, cada día.
No me digas que quieres guardar al mundo entero en tu corazón.
Muéstrame cómo te niegas a hacerle daño a otro
sin abandonarte a ti mismo cuando estás lastimado
y temeroso de no ser amado.
Cuéntame una historia acerca de quien eres,
y mira quien soy en las historias que estoy viviendo.
Y juntos recordaremos que cada uno de nosotros
siempre tiene una opción.
No me digas cuán maravillosas serán las cosas . . . algún día.
Muéstrame que puedes arriesgarte a estar completamente en paz,
verdaderamente bien con la manera en que son las cosas ahora,
en este justo momento,
y de nuevo en el siguiente y en el siguiente y en el siguiente . . .
He escuchado suficientes historias de guerreros con audacia heroica.
Dime cómo te desmoronas cuando golpeas contra el muro,
ese lugar que no puedes atravesar con la fuerza de tu propia voluntad.
¿Qué es lo que te lleva al otro lado de ese muro,
hacia la frágil belleza de tu propia humanidad?
Y después de habernos mostrado cómo hemos establecido y
mantenidolos límites claros y saludables
que nos ayudan a vivir uno al lado del otro,
arriesguémonos a recordar que nunca dejamos de amar silenciosamente
a aquellos que una vez amamos en voz alta.
Llévame a los lugares de la Tierra que te enseñan a bailar,
los lugares donde puedes arriesgarte a dejar que el mundo te rompa el corazón.
Y yo te llevaré a los lugares donde la tierra bajo mis pies
y las estrellas en lo alto vuelven entero a mi corazón una y otra vez.
Muéstrame cómo te haces cargo de los negocios
sin permitir que los negocios determinen quien eres.
Cuando los niños hayan sido alimentados,
pero aún las voces dentro y alrededor de nosotros griten
que los deseos del alma tiene un precio demasiado alto,
permitámonos recordarnos uno al otro que los asuntos nunca tratan de dinero.
Muéstrame cómo ofreces a tu gente y al mundo
las historias y canciones que deseas que los hijos de nuestros hijos recuerden,
y yo te mostrare cómo lucho por no cambiar al mundo,
sino amarlo.
Siéntate junto a mí en largos momentos de soledad compartida,
conociendo tanto nuestra soledad absoluta
como nuestra pertenencia innegable.
Baila conmigo en el silencio
y en el sonido de las pequeñas palabras cotidianas,
sin abrigar ninguna de ellas en mi contra al final del día.
Y cuando el sonido de todas las declaraciones
de nuestras más sinceras intenciones
se haya desvanecido en el viento,
baila conmigo
en la pausa infinita antes de la siguiente Gran Inhalación
del aliento que nos respira a todos hacia el Ser,
sin llenar el vacío ni desde afuera ni desde adentro.
No digas "¡Sí!"
Sólo toma mi mano y baila conmigo.
por Oriah Mountain Dreamer

1 comentario:

Lorena dijo...

Buenas tardes... encontrar este fragmento de texto para mí ha sido muy importante, pues llevo muuuuuucho tiempo intentando localizar este libro: La Danza. Ningún centro me puede dar información ya que desconozco la editorial, agradecería que me la facilitaran por favor. Muy agradecida. Saludos Lorena
Mi dirección de correo es: lorenanavarromanzano@gmail.com